IMG_9484

Con su permiso diputada presidenta;
Amigas y amigos de los medios de comunicación;
Ciudadanas y ciudadanos que nos acompañan en este recinto;
Compañeras diputadas, compañeros diputados:

La ineficiencia operativa y la precaria situación financiera de muchos de los organismos operadores de agua potable en el Estado de Sinaloa, tienen que ver con dos problemas de falta de voluntad política de los gobiernos municipales: el primero está relacionado con la ineficaz política de cobro a la ciudadanía que ya es cautiva del pago del servicio, así también, de no querer extender la base de usuarios que históricamente han consumido el servicio pero que nunca, nunca lo han pagado, o de otros que únicamente pagan la cuota fija simbólica. Y el segundo problema está directamente vinculado al incremento desmedido de personal sindicalizado que trae como consecuencia el aumento exponencial del gasto corriente.
Uno de los problemas estructurales que se tienen es la sobre producción, bueno, como consecuencia de lo que ahorita comentábamos, es la sobreproducción del 55% del agua en relación con la que se factura y se cobra. Se cuenta con instalaciones eléctricas y equipos electromecánicos deficientes que contribuyen a generar altos costos de energía eléctrica.
Es lamentable que las juntas municipales de agua potable y alcantarillado se hayan convertido con el paso de los años en verdaderos fósiles de la burocracia. Por su puesto que ningún organismo prestador de servicios de agua potable, alcantarillado y saneamiento, iba a resistir financieramente en el tiempo. Y aquí hay que decirlo, compañeras diputadas, compañeros diputados, no importa el color, todos, absolutamente todos los gobiernos municipales han llevado a la situación de crisis grave en que hoy se encuentran los organismos operadores de agua potable.
La omisión de decenas o tal vez cientos de gobiernos municipales, y de igual cantidad de alcaldes, de velar más por sus intereses particulares que por prestar un servicio de calidad a su propia población es infinitamente asombrosa. Nadie se acuerda que las juntas de agua potable requieren de suficiente solvencia de recursos para poder operar correctamente y que esa gestión de recursos les corresponde principalmente a ellos sacarlos de algún lado.
Es por ese motivo que las tarifas están desfasadas y en no pocos municipios están a casi 15 años sin actualizarse y nos referimos principalmente a lo correspondiente a la inflación, como lo marca la ley.
De acuerdo a los números arrojados de la cuenta pública al cierre del año pasado, hay cinco municipios que tienen quiebra técnica en sus organismos operadores de agua: Guasave en primer lugar, Sinaloa municipio, Escuinapa, Mocorito y San Ignacio.
Y de acuerdo con información del Gobierno del Estado, echa llegar a los diputados en reciente y memorable desayuno, solo 6 de las 18 juntas municipales cobra por encimita del 50% de lo facturado. No hay una sola junta municipal que tenga una tarifa de uso doméstico por metro cúbico que supere sus costos de producción, no hay una sola en todo el estado. En otras palabras, sus problemas financieros son eternos. Y únicamente 3 municipios de los 18 tienen deudas menores a un millón de pesos.
Además, el volumen de agua facturada es mucho menor que el volumen de agua producida, como ya lo comentamos al inicio. Este es un problema serio de infraestructura obsoleta que provoca enormes cantidades de pérdida de agua.
Y por si fuera poco, como lo comenté al inicio, las juntas se convirtieron en un excelente botín para los políticos y alcaldes. Ahí se acomodan a compadres, amigos y familiares, que posteriormente pasarán a formar parte de los sindicatos de trabajadores “al servicio del municipio”. Ahora son verdaderas agencias de colocación de empleo y si no, compañeras diputadas, compañeros diputados, yo los invito a que revisemos ahorita, en el mes de noviembre, cómo están las nóminas de las juntas de agua potable y vamos a encontrar que los presidentes municipales que están de salida, van a engrosar esa nóminas con sus familiares, sus amigos, siempre lo hacen al último del periodo del gobierno, y los meten y ya están en el sindicato, etcétera. Yo los convoco, los emplazo a eso: vamos a ver la misma película de irresponsabilidad y que es uno de los motivos por los cuales hoy, prácticamente tenemos en quiebra técnica este servicio público.
Claro que eso es, compañeras diputadas, compañeros diputados, una gran ofensa para la ciudadanía, mientras la población tiene problemas con el servicio de agua, los alcaldes, sus familiares y sus amigos, se llenan los bolsillos de dinero público.
Compañeros diputados, compañeras diputadas, urge rescatar a las juntas de agua potable, alcantarillado y saneamiento. Las recomendaciones y soluciones son muy conocidas por todos nosotros, no tenemos que descubrir el hilo negro: reducir el gasto administrativo; ejecutar programas de eficiencia física y de operación; implementar programas de micro medición cuando menos en cabeceras municipales y sindicaturas; depurar el padrón de usuarios; recuperar la cartera vencida vigente; evaluar incrementos y actualización de tarifas acorde al costo y eficiencia de producción y facturación; y también entrarle, compañeras diputadas, compañeros diputados, a modificar los contratos colectivos con sindicatos, entre otras. Estas deben ser las medidas que debemos plantearnos nosotros como Poder Legislativo.
Nuestra responsabilidad como diputados es colaborar con otros poderes, con otros gobiernos, con organismos públicos como en esta ocasión sucede con las juntas, y con cualesquier otro actor social que tenga el mismo enfoque de crear beneficios para la ciudadanía sinaloense.
Como lo he dicho en otras ocasiones, estamos obligados los legisladores a cumplir con estos grandes cambios. Estamos forzados, forzados por el tiempo ya a reformar las leyes para el bien de los sinaloenses y para el progreso de nuestra entidad.
Compañeros diputados, compañeras diputadas, los convoco a que tomemos en nuestras manos estos graves problemas de los organismos operadores de agua potable y alcantarillado en Sinaloa, antes que sea demasiado tarde.
Y quiero hacer una aclaración: cuando pensé en participar sobre este tema, no creí en la necesidad de presentar un punto de acuerdo, pero en la reflexión posterior, creo que es urgente que este congreso pueda abordar este asunto a nivel de punto de acuerdo.
Por eso, bajo estas consideraciones solicito, compañeras diputadas, compañeros diputados, integrantes de la Mesa Directiva, el siguiente punto de acuerdo:
La LXI Legislatura del Congreso del Estado convoca al Gobierno del Estado de Sinaloa y a los presidentes municipales del estado, con invitación respetuosa también a las instancias federales correspondientes, a que instalemos una mesa de trabajo interinstitucional para atender con urgencia el actual diagnóstico financiero y operacional de los organismos operadores de agua potable y alcantarillado de Sinaloa con el objetivo de encontrar conjuntamente soluciones y alternativas lo más pronto posible.

Es cuanto diputado presidente. Muchas gracias por escucharos a todas las diputadas y diputados.

* Posicionamiento de la diputada Imelda Castro Castro sobre la situación financiera de las juntas de agua potable del estado de Sinaloa. Sesión pública ordinaria del jueves 5 de noviembre de 2015.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>