20152710ConvocaEleccion2016

Con su permiso diputado presidente;
Amigas y amigos de los medios de comunicación;
Ciudadanas y ciudadanos que nos acompañan en este recinto;
Compañeras diputadas; compañeros diputados:

Como dice la sentencia popular: “No hay hora que no se llegue, ni plazo que no se cumpla”.
Desde que el Congreso del Estado dejó de funcionar como Colegio Electoral, con las reformas electorales de 1998, las atribuciones del Poder Legislativo, además de su intervención para la conformación de los órganos electorales, se limitaban a esta convocatoria para dar inicio formal al proceso y luego al final, a sujetarse a un ritual prácticamente de carácter monárquico, según el cual el Congreso expide y publica en las cabeceras municipales un bando solemne para dar a conocer la Declaración de Gobernador Electo que haga el Tribunal Estatal Electoral.
Ahora, producto de las reformas constitucionales en materia electoral de las que derivaron nuevas disposiciones reglamentarias, el Congreso ya no participa en la integración de los órganos electorales y le corresponde solo la expedición de dos documentos: la convocatoria, misma que hoy hemos aprobado en este pleno, y el bando solemne.
No deja de ser paradójico que los avances que se tienen en materia jurídico electoral sean probablemente a contrapelo de la soberanía estatal, cuando el abuso de la preeminencia de uno de los poderes públicos, se sustituye por el centralismo que produce, por decir lo menos, normas contradictorias, cuando se dispone por ejemplo, desde el artículo 116 constitucional, que los estados garanticen que las autoridades a cargo de la organización de las elecciones y las que resuelvan las controversias en la materia, gocen de autonomía e independencia, dice la Constitución, cuando en su integración no interviene uno solo de los poderes públicos locales y las propias normas reglamentarias obligan a ceder esa integración a órganos no locales. Nos referimos pues, a cómo se nombran ahora los órganos electorales del Estado, el INE y la integración del Tribunal Estatal Electoral.
Sin embargo, compañeros diputados, compañeras diputadas, como lo dijimos aquí en esta tribuna, primero el 14 de mayo con la reforma constitucional, luego el 30 de junio con la reforma legal y, posteriormente, el 14 de julio con la aprobación del nuevo sistema de medios de impugnación en materia electoral y de participación ciudadana, efectivamente, como aquí se ha dicho, estamos ante el escenario de un nuevo arreglo institucional, donde destaca la atención a la evolución de los derechos político electorales, en tanto derechos humanos en su más amplia y profunda acepción.
De ahí que el reconocimiento al derecho político del ciudadano para ser candidato independiente y la participación de la mujer en condiciones de equidad, otorgan a este proceso una expectativa muy importante para el progreso democrático de nuestro estado.
Junto a ello, asistiremos a un nuevo mapa geopolítico de distribución territorial bajo el principio poblacional. Estamos hablando de la nueva distritación electoral que fortalece el principio constitucional de la representación política del ciudadano. Esto último, como dijimos, tiene que ver justamente, con las paradojas que contiene este proceso, donde ha sido el acuerdo de la reforma electoral de 2014 lo que ha hecho posible que ahora un voto en Cosalá valga lo mismo que un voto en Mazatlán, para integrar el Poder Legislativo de Sinaloa.
Igualmente la restitución de la constitucionalidad en materia de equidad en el financiamiento público y la representación política de las fuerzas electorales que participan en candidaturas comunes, así como el derecho a que los actores hagan de las campañas un escenario de crítica y cuestionamiento, representan un respiro para la democracia local, con las recientes reducciones de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.
También con esta convocatoria, compañeros diputados, compañeras diputadas, se da la voz de arranque para que experimentemos en materia de reelección de los mandatos municipal y legislativo y nuestro estado también aporta al proceso de homologación de campañas recortando los mandatos en esta ocasión.
Finalmente, otro elemento importante que vale la pena traer a colación hoy, es que vamos a un ejercicio de campañas temporalmente cortas.
Sin embargo, compañeras diputadas, compañeros diputados: convocamos ahora a un proceso electoral en un contexto en el que la sociedad se pregunta si realmente dicho proceso electoral es y será diferente, igual o peor al que hace 6 años, cuando el 7 de enero de 2010 el Congreso convocó a la renovación de los poderes públicos.
La respuesta a esta inquietud ciudadana ya existe, por lo menos parcialmente. Las nuevas normas allí están, las viejas conductas también allí están.
Es francamente, compañeros diputados, compañeras diputadas, lamentable y desafortunado para cualquier proceso electoral que se suponga equitativo, desde la autoridad electoral, antes, durante y después de las reformas, la proliferación de campañas abiertas de servidores públicos.
Aunque se atribuya a la legislación electoral un exclusivo espacio de aplicación durante los procesos electorales, los cuales es cierto, inician con esta convocatoria, lo que no es menos cierto es que si ese proselitismo de los servidores públicos está al margen del periodo permitido en la legislación electoral, es porque obviamente están al margen de la ley.
El problema, compañeras diputadas y compañeros diputados, es que en materia de precampañas no solo la autoridad electoral ha permanecido omisa. También lo ha hecho este Congreso a pesar que de manera pública y notoria uno de los precandidatos en campaña, es el mismísimo secretario general de Gobierno, quien por ese solo hecho no solo puede estar incurriendo en desvíos de recursos humanos, materiales y financieros, sino que además por razón de sus responsabilidades, por ejemplo, en materia de vialidad y transportes, también haciendo una campaña gratis en los camiones del transporte público, derivado de un posible tráfico de influencias, en virtud de que el uso que está haciendo de su cargo, de manera pública le está produciendo dividendo propios; ¿la está pagado de su bolsa?, habría que preguntarnos, a menos que demuestre efectivamente que esa campaña la está pagando de su bolsa, lo que de suyo implicaría igualmente desacatos a la ley por estar invirtiendo recursos privados en una campaña que no existe legalmente.
No es asunto menor que hoy cuando se expide la convocatoria al proceso electoral, por un lado se pase por alto la omisión de la autoridad respecto a la sanción que prevé incluso la posibilidad de perder el derecho de participar en un proceso interno de algún partido o como aspirante a candidato independiente, previstos en el artículo 281 de la Ley de Instituciones y Procedimientos Electorales del Estado de Sinaloa para cualquier ciudadano que realice actos anticipados de precampaña antes o después del inicio de un proceso electoral local ordinario.
Es impresionante y decepcionante compañeras diputadas, compañeros diputados, que por ejemplo, el presidente municipal Sergio Torres en funciones constitucionales como tal, con recursos públicos ande en gira por todo el estado de Sinaloa, cuando la jurisdicción de su mandato sea solo el municipio de Culiacán. La impunidad genera más impunidad; ya violó la Ley Electoral en el proceso federal, con más ganas en este proceso. De todos modos no pasa nada, el Cabildo está pintado, el órgano electoral también, los partidos de oposición, parece que también; la ASE y el Congreso ya le dio charola para que viole cuantas veces quiera la ley.
No pasa nada, solo pasa que la gente se cansa de tanta impunidad. Esos políticos creen que la gente es tonta porque no dice nada, pero son más tontos ellos que creen que la gente es tonta. Más temprano que tarde les darán la espalda, paradójicamente a través del mismo proceso electoral.
Compañeras diputadas, compañeros diputados: esperemos que en los próximos días el Senado de la República seleccione a los nuevos integrantes del Tribunal Electoral del Estado para completar las acciones legales y políticas que se necesitan para adentrarnos a este, a pesar de todo, interesante e incierto proceso electoral.
Mantenemos viva la esperanza, de que los sinaloenses recuperen en 2016, la credibilidad en la potencia de su credencial de elector para expulsar la ineficacia, la corrupción, las complicidades público privadas, la ineptitud y el autoritarismo del ejercicio público, para que los ciudadanos puedan construir un escenario de mejoría de su calidad de vida, de armonía y tranquilidad, de respeto a los derechos humanos en Sinaloa en todas sus expresiones.

Es cuanto diputado presidente.

Imelda Castro Castro

* Intervención de la diputada Imelda Castro Castro, con motivo de la expedición de la convocatoria a elecciones constitucionales en el estado de Sinaloa. Sesión pública ordinaria del martes 27 de octubre de 2015.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>