20150721CuentasDSC06936


Con su permiso diputada presidenta;

Compañeros diputados, compañeras diputadas;

Amigos y amigas de los medios de comunicación;

Ciudadanos y ciudadanas que nos acompañan en este recinto:

 

¿Qué nos hemos encontrado en el primer paquete de las cuentas públicas de los municipios de Sinaloa del segundo semestre de 2014?

Los diputados de la Comisión de Fiscalización nos hemos encontrado con mucha irresponsabilidad financiera. Por ejemplo, entre otras irregularidades, las siguientes: falta de liquidez en el corto plazo; problemas complejos de deuda de largo plazo; incremento exponencial de pasivos sin fuente de pago; pagos por trabajos no ejecutados y en exceso; omisión de penas convencionales a desarrolladores de obras; escasa recuperación de saldos deudores; traspaso de recursos a cuentas incorrectas; omisión aprobatoria de cabildos; falta de firmas de los responsables de las finanzas en los estados financieros; problemas de entrega en tiempo y forma de documentación a la Auditoría Superior del Estado y a otras instancias; entregas incompletas de los programas de obra; incumplimiento de entrega recepción de las obras y falta del programa anual de inversión, solo, compañeras diputadas y diputados, por mencionar algunas.

¿Qué significa este resultado? Significa que si no ponemos un orden institucional más estricto, más penalizador, seguiremos observando en periodos posteriores el mismo comportamiento imprudente de una gran mayoría de los alcaldes.

En este primer paquete puede observarse el desbordamiento financiero en el que caen las alcaldías. Seis municipios de estos diez registran insuficiencia financiera, y solo uno de los diez no presenta pasivos sin fuente de pago.

Y aquí vamos a dejar para el diario de los debates, para los medios de comunicación, un cuadro donde está justamente el análisis de todos estos problemas en materia financiera de deuda, tanto deuda de largo plazo, de corto plazo y pasivos sin fuente de pago.

En algunos municipios como Culiacán, Guasave, Navolato y Angostura, la deuda total (de corto y largo plazo) rebasa el 40% de su propia Ley de Ingresos aprobada para ese mismo año de 2014.

Esta conducta de los municipios ante el mal manejo de los recursos públicos nos dice que existe una excesiva confianza –o indolencia– en los alcaldes, para incurrir una y otra vez en las mismas irregularidades, pues en cada periodo se repite el mismo patrón. Ellos saben que muchos pueden ser exculpados aquí mismo en el Congreso del Estado, con solo acudir a negociaciones con amigos diputados y hasta de colores distintos de su propio partido.

En el caso de Guasave, como todos sabemos, el problema financiero tiene su origen en mayor parte en gobiernos anteriores al actual, claro, no podemos omitir de nuestra parte las inconsistencias que se presentaron en la actual administración.

El importe de los pliegos en este municipio llegó a la cantidad de 66.9 millones de pesos. Una suma realmente considerable si la comparamos con los problemas estructurales de deuda que este presenta, pues dicho importe es equivalente exactamente a dos veces su propio pasivo sin fuente de pago.

En Navolato la cosa pública no es mejor, compañeros diputados, compañeras diputadas. Este municipio se ha convertido en uno de los ejemplos a nunca seguir. No solo tiene serios problemas financieros de todo tipo, sino que pretende con obligaciones nuevas, contratar más pasivos, incrementar aceleradamente su ya de por sí deteriorada situación monetaria.

Pareciera que a su administración no le interesa en lo más mínimo inmovilizar la operación de futuros gobiernos, incluido el propio. Pareciera que no le importa dejar en bancarrota a su propio gobierno.

Son muchas las anomalías presentadas en Navolato: gastos sin comprobar; problemas de recuperación de saldos deudores; préstamos personales; préstamos a policías para materiales de vivienda; compra de terrenos sin convenios, entre otras. Sin embargo, el dictamen aquí presentado y leído viene en sentido aprobatorio.

Guasave y Navolato compañeras diputadas y diputados está en las mismas circunstancias, sin embargo, el dictamen para Navolato viene a favor y el de Guasave no, no sé por qué será.

Uno de los casos más reprobables es también el de Culiacán. La administración, o la Tesorería transfirió 57.7 millones de pesos provenientes del Impuesto Predial Rústico a diversas cuentas bancarias sin motivos justificatorios.

Se realizaron pagos a proveedores por más de 30 millones de pesos sin la afectación presupuestal requerida y sin reflejar su recuperación. También, por un importe de 16 millones de pesos, se omitió documentación para gastos de capacitación y adiestramiento como comprobantes fiscales y evidencia del servicio prestado. Eso se repite en varios municipios: contratan servicios profesionales, dicen que los contratan, los pagan, pero no hay ningún documento que lo compruebe.

Y ni cómo justificar el caso de Mazatlán que afectó el presupuesto para arrendar, compañeras diputadas y diputados, transporte por 120 millones de pesos, con un costo unitario de 1.5 millones de pesos, solo por una renta de 26 meses, sin opción de compra. Con todo el respeto que se merece un alcalde, pero de veras compañeras diputadas y diputados, solo a un servidor público irresponsable de este nivel puede ocurrírsele llevar a cabo semejante e irreverente operación financiera.

Repito compañeros diputados y diputadas: 120 millones de pesos para pagar la renta de 77 vehículos por 26 meses, sin opción de compra. Es terrible lo que está pasando en Mazatlán.

Pero además, al presidente le encanta hacer gastos preponderantes en medios de comunicación, por cierto, sin justificar su evidencia, ya que erogó un importe de 30 millones de pesos en este rubro y en otros referentes a la prestación de servicios profesionales.

A ello hay que añadirle que algunos proyectos en curso hoy son casos ejemplares nacionales del despilfarro y de la falta de capacidad técnica de planeación y ejecución, como es el caso del tiburonario. Claro, el tiburonario no es de ahora, viene también de otras administraciones. Un proyecto el tiburonario compañeras diputadas y diputados, que es una obra interminable en recursos, es infinito los recursos que están ahí erogándose, es infinito el tiempo de su construcción y es infinito también el escándalo público.

¡Pero no pasa nada aquí en el Congreso! También tiene para esta sesión un dictamen aprobatorio de la mayoría de la Comisión de Fiscalización.

Badiraguato también presentó lo suyo: desde conceptos pagados en exceso y otros que no fueron ejecutados por casi dos millones de pesos, entre otras cosas que me voy a ahorrar la lectura para cuestión de tiempo.

Compañeras diputadas, compañeros diputados, el resto de los municipios como Mocorito, Angostura, Ahome, Sinaloa y Salvador Alvarado, tienen observaciones importantes pero de mucho menor sustancia que los municipios que ya hemos comentado.

Esto no quiere decir que deban permanecer en la misma actitud que traen, por el contrario, tienen una oportunidad de mejorar significativamente el trabajo que han presentado. Particularmente Angostura, que tiene un descontrolado pasivo sin fuente de pago que rebasa ya los 36 millones de pesos y Sinaloa con más de 20 millones de pesos, también en pasivos sin fuentes de pago.

Por el momento, quienes integramos la actual Legislatura, debemos atender con preciso cuidado que se cumplan todas las observaciones y recomendaciones hechas por la Auditoría Superior del Estado.

Tenemos los diputados y diputadas que atender con profesionalismo y plena responsabilidad la situación financiera por la que están pasando los municipios, pero enfocándonos para que mejoren su operación, su propósito de gasto, dejando como prioridad que se dé un manejo sano y prudente de los recursos que pertenecen a la sociedad sinaloense y no a los que ahora los malgastan.

Así que, compañeros diputados, compañeras diputadas, desde el Grupo Parlamentario del PRD los invitamos, respetuosamente, a aprobar aquellas cuentas que hayan sido presentadas responsablemente y a reprobar las que no hayan cumplido su propósito social. No seamos cómplices, compañeras diputadas, compañeros diputados de la quiebra financiera del 60% de los municipios que ahora galopan hacia allá; estamos a tiempo de responder al mandato de los ciudadanos, en este caso, a proteger el dinero público porque es producto del trabajo y el sudor de los contribuyentes. No tenemos, compañeras diputadas, compañeros diputados, ningún derecho a actuar en contra de esos ciudadanos que son quienes nos eligieron y nos tienen aquí representándolos.

 

Es cuanto, diputada presidenta.

 

Muchas gracias.

 

* Posicionamiento de la diputada Imelda Castro Castro sobre el resultado del primer paquete de las cuentas públicas de los municipios de Sinaloa, al segundo semestre del 2014. Sesión pública ordinaria del martes 21 de julio de 2015.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>