IMEDSC0069


Con su permiso diputado presidente:

Compañeras diputadas, compañeros diputados:

Amigos de los medios de comunicación:

Ciudadanos que nos acompañan en este reciento:

Es poco entendible, y muy incongruente, que el Gobierno Municipal de Culiacán pretenda solicitar una deuda de 100 millones de pesos para resolver problemas de deuda de corto plazo, de pago a proveedores, cuando hace apenas unos meses hizo alarde sobre sus acciones implacables de austeridad gubernamental. ¡Qué pronto se desdijo el alcalde de su buen propósito!

De nada sirvió entonces hablar de medidas como la reducción de la nómina y el supuesto ajuste a la estructura de gasto de Gobierno, la tan mencionada reingeniería administrativa, si poco después dicho gasto se pretende incrementar mediante la adquisición de nueva deuda pública.

Entiendo, entendemos, que la acumulación de deudas de gobiernos anteriores ha paralizado parcialmente a esta administración que mantiene detenidas muchas de sus operaciones y que esto muchas veces lleva a tomar medidas desesperadas. Pero la inactividad gubernamental no se resuelve con más obligaciones, con más compromisos y deberes presupuestales.

Debe el Gobierno local administrarse con los recursos que le son asignados en el presupuesto; debe sostenerse en esa intención de austeridad; debe ajustarse a su eficiencia y a una gestión municipal efectiva, porque ese es el compromiso que esta signado en su Plan de Gobierno y esa es la responsabilidad financiera asumida cuando juró cumplir y hacer cumplir la ley. Por eso sería una incongruencia que a solo seis meses de haber iniciado su periodo administrativo se desdijera de esas palabras tan comprometedoras.

Ahora, por si ese estropeado compromiso social no bastara, los números financieros tampoco favorecen la concreción de solicitar más deuda pública. Por eso no debe el Gobierno local promover más el desequilibrio de sus propias finanzas. La situación de deuda ya tocó fondo en Culiacán y precisamente a eso se debe la inmovilidad de esta administración.

De acuerdo con las cuentas públicas municipales del primer semestre del 2013, Culiacán registraba una deuda total por 851.6 millones de pesos, cifra que representó el 37 por ciento de su Ley de Ingresos de ese mismo año, es decir, del 2013. Estos datos revelaron que el Municipio es el segundo más endeudado del estado, solo después de Guasave que lideró con un 38 por ciento, según las cuentas públicas de 2013. Estos datos también colocan a Culiacán entre los 12 municipios que están en la condición de “insuficiencia presupuestal en el corto plazo”.

Compañeras diputadas, compañeros diputados:

Si le sumamos los 100 millones de deuda adicionales dicha proporción pasaría de 37 a 41 por ciento sobre la Ley de Ingresos, misma que fue de 2 mil 318.7 millones de pesos. ¿Qué necesidad hay de llegar a estos límites de endeudamiento tan escandalosos e irresponsables en el municipio de Culiacán.

Algo que no entendemos, si es que se aprobara dicha intención, es por qué destinarlo al pago de proveedores si el activo circulante es de 413.6 millones de pesos y el pasivo circulante, es decir, las deudas de corto plazo, incluido el pago a proveedores, es de 258.9 millones de pesos.

En otras palabras, sí hay dinero para pagar a proveedores. Pero desconocemos, como creo que muchos culiacanenses están en la misma situación, como creo que muchos culiacanenses también están en la misma situación, lo que se está haciendo con los pagos: el destino que se les esté dando.

Lo otro que tampoco entendemos es cuál es el compromiso del alcalde para reponer esos 100 millones de pesos, es decir, hay alguna propuesta para incrementar los ingresos propios o alguna política de austeridad para equilibrarlo y restaurar ese tamaño de endeudamiento. O simplemente es la acción de endeudarse por endeudarse.

En resumen, ¿cuál sería el beneficio de pagar ahora a los proveedores y recuperar los 100 millones de pesos en los próximos 6 meses, como lo ha señalado el alcalde? ¿Cómo los va a recuperar? ¿Dónde está esa propuesta que hizo?

Como se sabe, compañeras diputadas, compañeros diputados, el imperativo moral que los municipios deben promover, al igual que la Federación y las entidades, es que antes de exigir más recursos monetarios a la sociedad, a los gobiernos superiores, o solicitar más deuda a la banca comercial, es que aprendan a gastar mejor, que aprendan a invertir de una manera más inteligente y a cuidar mejor el dinero que no es de ellos, sino que es de todos los culiacanenses y de todos los sinaloenses.

La propia Auditoría Superior del Estado ha indicado oportunamente, y en numerosas ocasiones, los problemas financieros que permanecen en los municipios, o mejor dicho, ha señalado su persistente tendencia a la irresponsabilidad financiera. Y aunque también ha ofrecido excelentes recomendaciones para volver al equilibrio monetario, parece que pocas administraciones municipales e incluso la estatal, no las toman en cuenta. El presidente municipal de Culiacán pone hoy ese mal ejemplo.

Cómo hacer entender a la autoridad que no son buenos tiempos para hacerse de más deuda. Cómo hacerle para que se entienda que estamos en un mal momento económico y financiero y que las cosas no se acomodan como para poder hacernos de mayores compromisos con los bancos.

La mejor alternativa es seguir el camino de la auténtica austeridad y no el camino de solicitar más deuda pública.

Son muchas, compañeras diputadas, compañeros diputados, las acciones que ha implementado este gobierno municipal contra la sociedad. Parece que esta administración ha enfocado más sus acciones para promover el malestar social.

A este gobierno de Sergio Torres le interesa más andar cobrando una multa al ciudadano que a duras penas sobrevive, que atacar otros problemas de mayor magnitud.

Y ahí está muy claro: las denuncias que han hecho familias, de cómo hasta las fiestas familiares irrumpen los policías municipales con tal de detener a los jóvenes, llevarlos a la barandilla, cobrarles una multa. Y ha habido redadas en Culiacán, en todas estas semanas, solo con una política recaudatoria en contra de los ciudadanos y hasta violarle los propios derechos humanos. Esa es la conducta que este gobierno municipal está teniendo y por eso, congruente con ello, ahora está pensando con endeudar con 100 millones de pesos al ya segundo lugar, a un municipio que ya tiene el segundo lugar en endeudamiento a nivel estatal.

Por todo ello, compañeras diputadas, compañeros diputados, como Grupo Parlamentario del PRD nos pronunciamos totalmente en contra de que Culiacán se convierta en el municipio líder de las deudas. Estamos en cambio, a favor de un municipio austero y promotor del equilibrio financiero. Convocamos a los 40 diputados a tomar en nuestras manos la situación financiera de los municipios del estado y buscar entre todos salidas estructurales a dicha problemática sin seguir sacrificando el bienestar de la ciudadanía.

Es cuanto diputado presidente.

* Posicionamiento sobre la deuda de 100 millones de pesos que pretende solicitar el municipio de Culiacán. 1 de julio de 2014.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>